martes, 16 de julio de 2019

Flech Urbex - El polideportivo abandonado y la piscina de las tortuguitas.

¡Yeheheyy! ¡Muy buenas a tod@s! ¿Como estáis? Yo bien la verdad, aquí pasándo las calores del verano tomando heladitos, en la playa y bebiendo agua como un cosaco para no deshidratarme y parecer una hoja seca. Ah...Ya me gustaría tener una piscina comunitaria al lao de mi piso, pero en mi caso solo hay una plazoleta con un párking debajo con mas goteras que el coche de Manolo, aunque esto de las piscinas es muy relativo, por que en este reportaje os tengo preparadas dos piscinas olímpicas muy guapas y ambas están abandonadas, una de ellas desde hace unos 20 años y la otra está en un polideportivo abandonado muy conocido ya por muchos exploradores urbanos, pero que yo aún no tuve la oportunidad de ir hasta día de hoy, así que... ¿Piscina o no piscina? Esa es la cuestión.

Pues bien, ahora que ya os tengo por aquí con los ojos enganchados a la pantalla de vuestro ordenador os hablaré un poco del polideportivo abandonado, como podéis apreciar a simple vista es un edificio construido enteramente de hormigón con un diseño bastante setentero, seguramente sea de finales de 1969 aproximadamente, el polideportivo consta de una piscina olímpica cubierta y una cancha de baloncesto también ídem, este lugar se conserva bastante bien a pesar de estar graffiteado, pero supongo que nadie se va a entretener de destruir un edificio de hormigón así como así, tengo muy poca información para saber en que año se abandonó pero creo que sería en el año 2008 cuando este lugar dejó de tener uso. ¡Y es una pena! ¡Por que es muy grande!

Y ya por otro lado tenemos la piscina abandonada de las tortuguitas, no la he llamado así por que los bañitas se dedicaban a saludar a las tortugas como si estas fueran ninjas o algo así, si no por que después de su abandono las aguas estancadas de susodicha piscina sirvirían para que la gente sin consciencia tirase allí sus tortugas abandonándolas a su suerte, la consecuencia de tal acción es que actualmente la piscina se ha llenado de tortugas a cascoporro, y parece que viven bien por que están  bastante hermosotas, lo malo es que si un día se quedan si agua no podrán salir de allí y morirán por deshidratación y de hambre, y todo una vez mas, por la acción desconsiderada del ser humano.
Esta piscina se abandonó allá por el año 2005 y poco a poco la naturaleza vuelve a ocupar su lugar en el lugar donde años atrás solo habían bañistas Domingueros.

En fin amiguichis, espero que que os haya gustado este reportaje tanto como nosotros explorándolo. No olvidéis de seguirme en Facebook, Instagram, Youtube y el Blog de Flechcorp ya que podéis ver muchas cosas extras y otras cosas la mar de interesantes!
¡Nos vemos en el próximo abandono exploradores! ¡Chau Riau!

Exploración realizada por: Flech, Laurix y Fran Globetrotter.
Fotos por: © Flech.
© Flechcorp Entertainment - Julio de 2019 - Todos los derechos reservados.
Flechcorp recomienda G.A.L.A. (Grupo de Amigos de Lugares Abandonados) Urbex Catalunya y Flech Urbex Club (Grupos de Facebook)

Como ya es habitual, el Tito Fran se dirige primero a las instalaciones abandonadas del club deportivo.

Las escaleras principales no es que sean muy llamativas.

Y aquí ya tenemos la piscina olímpica cubierta del polideportivo abandonado. ¿Que os parece? ¿Es grande eh?

Me pregunto si se llegaron a hacer muchas competiciones de natación aquí dentro.

¡Nadadores a sus puestos!

¡Tenéis que ir y volver nadando en tiempo récord!

¡Caramba! Si tenían hasta Jacuzzi y todo.

Y sauna ojo. ¡Esto no se ve todos los días!

La puerta a los vestuarios.

Uno de los pasillos interiores.

Interior de los vestuarios.

Detalle de otro de los vestuarios.

Otro vistazo general de la piscina olímpica. ¡Mooolaaa!

¿Que demonios hacen Ash, Brook, Misty y Pikachu en un sitio como este? ¿Cazando Pokémons?

Y ya en la planta de arriba está la cancha de baloncesto, que también es grande y para hacer competiciones va de perlas.

La verdad es que una estructura así abandonada impresiona.

Lo mejor de todo es que en el diseño de edificio se ha querido aprovechar bastante la luz natural.

¿Y que harán con este lugar abandonado? ¿Volverá a tener algún día uso deportivo?

La cancha de baloncesto abandonada.

Detalle de una de las canastas. ¡Tres puntos colega!

La pista de bsquet desde el interior de los despachos.

Como podéis ver la humedad y las filtraciónes ya están haciendo mella en el lugar...

Acceso a la cancha de baloncesto.

Supongo que esto de aquí serían los despachos.
Y esto de aquí ya son las canastas de la pista de baloncesto de la piscina abandonada.

¡Está ya todo cubierto de maleza!

¡Ja! Con estos columpios aprendimos lo dolorosa que era la vida a veces.

Al menos estos tobogánes eran robustos, los de ahora parecen construídos en cartón piedra.

Y aquí tenemos la piscina olímpica, muchos mas grande que la del polideportivo.

Tampoco podía faltar la piscina para los críos, una mas profunda que la otra, lo bueno es que tiene agua, así que no tiene problemas de filtraciónes.

Es increíble ver una piscina tan grande en un lugar tan desolado, ya hasta crecen árboles a su alrededor.

Y por que desde esta foto no se puede apreciar, pero en el agua hay un mogollón de tortugas.

Por si alguen se hacía daño, siempre quedaba el botiquín de primeros auxilios.

Lo que quedan de los vestuarios, actualmente arrasados.

Esto de aquí era el bar restaurante de la piscina.

¿ Alguien quiere besar a un sapo para que se convierta en príncipe?

martes, 9 de julio de 2019

Flech Urbex: La casa del recolector y el Bar Pitot abandonado.

¡Yeeehaaaa! ¡Arre caballooo! Heeeyyy espera... espera.... Sooo. Para el carro mi querido amigo equino. ¿Ves eso que brilla a lo lejos? ¡Pues son mis queridos seguidores y amigos que están con los ojos como platos esperando ver un nuevo reportaje de los mios! Supongo que tantas semanas de escasez abandonil les ha pasado factura a los pobrecitos míos, o quizá sea la calor calorífica de este verano... ¡Vete a saber!
Pues bien, como habeís sido pacientes y buenos nenes y nenas hoy os traigo DOS reportajes en uno. ¡Toma geroma! Se trata de la casa del recolector y del bar restaurante Pitot, dos lugares abandonados que aunque no sean la maravilla del urbex en general, saciarán vuestro apetito de explorador curioso en particular. ¡Vamos a verlos!

Pues bien, ahora que ya os tengo aqui sentaditos relajaos voy a hablaros brevemente de este par de abandonos que, como ya es habitual a estar alturas de la vida, visité junto a mis amigos y exploradores Laurix, Fran Globetroter y  mi querida amiga Evins a.k.a Fuskins, que después de no sé cuantos meses regresó por todo lo alto. ¡Ouh Yeah!
Así que formando este cuarteto maravilloso de exploradores urbanos visitamos primeramente la casa del recolector, le puse este nombre por que al ser una antigua casa de campo, pues los que vivieron allí seguramente recolectarían todo que tenían en el campo para poder vivir, como toda buena familia que trabaja y vive del campo obviamente, además el último inquilino que estuvo allí empezó a recolectar trastos y revistas que veía por la calle por lo que la casa está llena de objetos de todo tipo y encima viejos, además quiero dedicarle el reportaje a un seguidor de Instagram llamado el "Recolector del abandono" que es buen tipo y comenta todas mis fotos y tal, así que de esta manera mato tres pájaros de un tiro. ¡Un saludo crack!

Como podéis ver la casa del recolector es pequeña y no tiene gran cosa salvo algunos objetos y detalles curiosos, como una lavadora moderna, una cama antigua, una nevera.... Además tiene su encanto si la miras desde el exterior rodeada de trigales y amapolas. ¡De echo me ha salido una foto cojonuda! Sobretodo esa donde sale el Fran Globetrotter caminando de fondo entre los campos de trigo.

El Bar Pitot es el típico bar-restaurante abandonado ubicado dentro de una urbanización extraña, se abandonó hace unos 15 años y aunque está vacío por dentro, tiene todavía algunos detalles curiosos, además como me dijo aquel vecino mío: Un abandono es un abandono y no hay que hacerle el feo. ¡Hay que explorarlo! Además se supone que un explorador urbano tiene que visitar todo. ¡Aunque sean cuatro tochos! Otra cosa es visitar cuatro piedras y creerte el amo del mundo urbex, pero eso ya es harina de otro trigal que algún día os comentaré si me acuerdo.

En fin amiguichis, espero que que os haya gustado este reportaje tanto como nosotros explorándolo. No olvidéis de seguirme en Facebook, Instagram, Youtube y el Blog de Flechcorp ya que podéis ver muchas cosas extras y otras cosas la mar de interesantes!
¡Nos vemos en el próximo abandono exploradores! ¡Chau Riau!


Exploración realizada por: Flech, Laurix, Fran Globetrotter y Evins.
Fotos por: © Flech.
© Flechcorp Entertainment - Julio de 2019 - Todos los derechos reservados.
Flechcorp recomienda G.A.L.A. (Grupo de Amigos de Lugares Abandonados) Urbex Catalunya y Flech Urbex Club (Grupos de Facebook)


La casa del recolector, a pesar de ser antigua, pequeñita y estar casi en ruinas tiene un encanto especial rodeada de trigales. ¿Verdad?

Aquí los chavales del pueblo cercano se lo pasarían bomba en una casa en medio de campo. ¡Si hasta han montao sofás y todo!

Sea lo que fuese la casa se abandonó con un montón de muebles en su interior.

Seguramente hasta la casa estaba intacta en su día, claro que tiene la pinta de que se abandonó hace décadas...

La casa está llena de trastos por todas partes.

¡Parece que vivían enanitos aquí dentro!

La cocina también es algo estrecha, pero suficiente para tener lo básico, como la chimenea y hasta horno de pan.

Es una pena de que se haya venido todo abajo pero oye, todavía están los platos en el escurridor.

Es curioso ver en sitios abandonados desde hace años lavadoras modernitas. ¿De que año será esta Crolls?

Bonita perola.

Y pensar que para ir a las habitaciones de arriba hay que subir esas escaleras de madera...

Esta nevera pasó a mejor vida ya...

La parte de arriba de la casa también estaba llena de muebles y trastos. Veo que se preocuparon en cerrar esa ventana...

Este calefactor portátil Butsir tiene la pinta de tener sus años.

Madre mía, el ultimo inquilino parecía tener un serio problema de diógenes.

Siempre me preguntaré... ¿Que fue de la gente que vivía en este lugar? ¿Adónde fueron?

La verdad es que todo lo que hay e la casa es antiguo, es como retoceder 50 años atrás.

Viendo que en esta habitación hay un sumier y un gatito de peluche seguramente aquí dormiría el mas retoño de la casa.

¡En serio! Es todo tan triste, de que estemos solo de paso... ¡Por suerte las fotografías se pueden hacer eternas!

El pasillo de las habitaciónes del piso de arriba, lleno de trastos a tutiplén.

Nuestro querido y admirado Fran Globetrotter se va de la casa del recolector dejándola atrás. ¿Volveremmos a verla? Quien sabe...
Y aquí ya teneís las fotos del Bar Pitot, ese bar restaurante que todo el mundo quiere tener algún día.

El motivo de su cierre es un misterio pero seguramente fuera por falta de clientela.

¡Hay que ver! No tiene vistas al mar pero si a una gran piscina oye...

Por fuera parecía poca cosa, pero una vez dentro nos dimos cuenta de que aquí cabía bastante aforo de personas.

¿Cuantos comensales? ¿100? ¿200? Sea lo que sea ahora es la naturaleza la que se lo comerá todo para hacer de este lugar, su lugar. ¡El que le pertenece!

¡Vaya! Pues la cocina no está nada mal.

Curiosamente tenía hasta su barbacoa, ideal para hacer carne a la brasa tó buena.

No... ¡Si ya nos dimos cuenta de que cerrásteis! ¡Gracias por la info!

Vaya... Esta pobre cocina se quedó jubilada en el almacén.

Pues poca broma... Este mueble bar será antiguo pero está completamente intacto.

En la parte del almacén tenían además las cámaras frigoríficas.

Vistazo de Bar Pitos desde otro ángulo.

Oye... ¡Pues tampoco está tan mal!

Pegatinas publicitarias del Frankfurts Vallés. ¿Y a vosotros? ¿Que tipo de frankfurt os gusta mas?


Ese de allí es gato Michone, dice que ha explorado sitios en donde uno no puede acceder. ¡Que envidia!