martes, 18 de febrero de 2014

La Masia Rosa

¡Hola chavales! ¿Como va eso? Dentro de nada llega la primavera y junto con ella la sangre altera. ¿Como? ¡Ah, si! ¡Claro! Efectivamente, esto mismo de que la primavera sangre altera lo escribí hace un año por estos lares lo sé lo sé, perdonad mi repetitivismo pero me gusta repetir esa frase por que que rima a la perfección. ¿No creeis? ¡Vale, gracias por vuestro halago! Fin del monólogo.

Bueno amigos, como siempre os traigo un reportaje de un lugar abandonado, si si, se que os tengo mal acostumbrados y que no debería de ofreceros reportajes fotográficos sin nada a cambio, pero como soy un tío generoso y recaspitoidamente bueno eso es un problema que no me preocupa en absoluto.
Hace tiempo un explorador urbano me dijo de que ultimamente yo publicaba reportajes chapurreados (Según su punto de vista) y que no valían ni para pipas, pero yo se que mis estimados lectores, seguidores, y amigos de este blog, del CELA, del caralibro, del calimocho... me admiráis y que os gustan mis reportajes ya sean sencillos o elaborados, de todas maneras vuelvo a repetiros que el abandono malo es al que no se le hacen fotos, este lema que viene de un gran explorador y vecino mío y debería de ser patente a todos los exploradores urbanos, ya que tengo entendido que hay algunos que no van a ciertos sitios por no llenarse de polvo o no ensuciarse sus porcelánicas manos de mugre, pero sean cuatro paredes o sea polvoriento... ¡Hay que estar allí!
En fin, dejando de lado la anterior introducción, esta vez os traigo el reportajede una masía abandonada, la he llamado la masía rosa por que tiene la fachada pintada de rosa. ¿Original no?, aparentemente no parecía abandonada pero yo que soy mas curioso que un gato investigué un poco y me fijé que se podia entrar por una puerta donde el candado estaba roto, una vez accedido al interior de la vivienda mi sorpresa fue mayúscula cuanto vi que todo estaba en perfectas condiciónes. ¡Hacía mucho tiempo que no descubría yo solito un abandono virgen! Así que con cámara en mano y una linterna empecé a explorar.
Referente a la Masía, esta fue construída en el año 1881, en los años 70 y 80 esta masia fue restaurada donde seguramente tuviese varios inquilinos aunque los últimos que vivieron allí probablemnte fuera una familia con niños pequeños debido a los juguetes y posters que dejaron, pero a mediados del año 2012 aproximandamente esta familia de mudó y la masía se quedó allí olvidada por el momento. Como era de suponer la masía estaba completamente vacía de muebles y electrodomésticos esenciales, pero los dueños dejaron tras de si juguetes, algun sofá, alguna tele, decoración y hasta productos de aseo personal. Sin duda todo un hallazgo. En fin, espero que disfrutéis de las fotos como yo metiendome allí dentro. Y como siempre digo, me despido por ahora con un: ¡Chau Riau! ¡Hasta la próxima amigos mios!

Reportaje por: Flechcorp
Fotos por: © Flech
© Flechcorp - Febrero 2014




























































2 comentarios:

josep matarredona dijo...

Gran report flech, felicodades por el allazgo y es desvirgado jejee.
josep maria

Victor J Molina dijo...

Yo me plantearía irme allí, de veraneo! Menudo descubrimiento! Gran report Flech, felicidades.