miércoles, 19 de marzo de 2014

Renfe's Love History 5 - "La Empalmeta"

"Viendo pasar las nubes fue pasando la vida,
y tú, como una nube, pasaste por mi hastío.
Y se unieron entonces tu corazón y el mío,
como se van uniendo los bordes de una herida.

Los últimos ensueños y las primeras canas
entristecen de sombra todas las cosas bellas;
y hoy tu vida y mi vida son como estrellas,
pues pueden verse juntas, estando tan lejanas...

Yo bien sé que el olvido, como un agua maldita,
nos da una sed más honda que la sed que nos quita,
pero estoy tan seguro de poder olvidar...

Y miraré las nubes sin pensar que te quiero,
con el hábito sordo de un viejo marinero
que aún siente, en tierra firme, la ondulación del mar."

José Angel Buesa.

Es triste, lo sé, pensar de que en este lugar hubo tantas cosas vividas, tantas cosas que hoy en día forman ya un bonito recuerdo para aquellos que lo vivieron, pero... ¿ Cuantas cosas hemos dejado atrás y no podemos volver a recuperar por que nos las quitaron?
¿Que dirá mi compañera de trabajo cuanto le diga que la casa en la que ella nació y donde tuvo su infancia, son ahora ruinas? ¿Que dirá su madre cuanto le diga que la casa donde ella y su marido hicieron su vida son ahora cuatro paredes a punto de venirse abajo un día de estos?
Así es amigos, hoy hablaremos de unas viejas casas que guardan muchos recuerdos en todos aquellos que trabajaron en la Renfe, se trata de "La Empalmeta", formado por seis pequeñas y humildes casas apareadas formaban parte de la estación Empalme de Maçanet, a pesar de estar muy apartadas de la estación pertenecían a la barriada de la estación., la empalmeta está situada junto a la vía del tren y sirvió de hogar para todos aquellos que trabajaron en Renfe, sobretodo los de mantenimiento, incluso una de mis compañeras de trabajo, la Irene, es una la única personas que nació en este lugar en toda la historia del lugar.

Un poco de historia:

En aquellos tiempos Renfe tenía mucho personal trabajando en todas su infraestructuras, ya fueran de guarda barreras, jefe de estación, mantenimiento, telegrafistas, maquinistas, mecánicos, electricistas,  el ferrocarril daba de comer a mucha gente y muchos de ellos se tenían que desplazar a largas distancias, por eso se construyeron casas de alquiler para todas aquellas personas que pasaban mucho tiempo fuera de sus casas, algunos incluso estuvieron viviendo en esas casas toda su vida. Es por eso que es habitual ver tantos edificios de viviendas cercas de la estaciones e incluso en la misma estación, la idea de dar cobijo a los trabajadores viene desde los inicios de ferrocarril, la mayoría de edificios que quedan en pie en el empalme son cuanto existía la M.Z.A, como el bloque de viviendas, el hostal (De 1903) y las casitas con la capilla un poco mas adelante de la misma época. Existió también en la estación de Maçanet - Massanas otro bloque de viviendas justo al lado donde están los demás edificios existentes pero este fue demolido por Renfe en el año 2004 con la excusa de que tenía aluminosis*, en los años 60 tambien se demolieron otras casitas en la misma zona cuanto se empezó a construir el edificio a dia de hoy demolido.

La Empalme siempre fue una estación alegre, pero no por los viajantes que allí se bajaban o subían al tren, pues estaban de paso, si no por que entre las familias ferroviarias hacían fiestas, picnics, comidas y juegos, tenian su propio colegio y economato y hasta un hostal. Eran buenos tiempos pero a partir de los años 80 es cuanto Renfe empezó con "La noche de los cuchillos largos ferroviarios" y paulativamente, con la modernización y la reubicación de muchos trabajadores el Empalme empezó a perder  aquella vida y familiaridad de que gozaba. La empalmeta por su parte, construida en los años 20, ya estaba agonizando desde los años 70 cuanto los pocos vecinos que vivían allí se marchaban o morían. A pesar de ello, vivieron 2 familias durante los años 90, y ya entrando al año 2000 solo vivió una pareja de ancianos que cuanto el hombre enviudó se quedó solo viviendo allí, viendo como su ya breve vida se iba marchitando junto a las otras viviendas que habían quedado deshabitadas, el hombre murió en el año 2010 dejando así esas casas abandonadas. Hasta el año 2013 las casas se fueron derrumbando por falta de manteniminto, además fueron los "amigos de lo ajeno" a llevarse lo que podían de allí quedando La Empalmeta en una situación lamentable. Sin embargo la actual crisis hizo que a mediados de 2013 se instalara allí una mujer y su perro a vivir allí, una mujer que da la casualidad estaba allí y empezamos a hablar sobre el lugar (Aunque fue ella que me preguntó sobre la historia del sitio), la mujer con lo poco que tiene ha logrado vivir en una de las viviendas mas intactas, en ese momento se estaba haciendo la comida con cuatro verduras, sin duda es un ejemplo de valor y de subsistencia la que hace que hasta una mujer con su perro, vivan solos en un lugar como ese, aunque eso no quita de que esas casas, con el tiempo, sean solo ruinas ya que la naturaleza y el tiempo por su parte seguirán su curso.
En fin, espero que os guste este homenaje a la Empalmeta. Dedicado a todas esas personas que supieron lo que era estar en fraternidad en la estación de Maçanet-Massanas. A mi compañera y a mi amiga Irene, por contarme cosas fantásticas de ese lugar, a la señora que vive actualmente en la Empalmeta, que ha pintado y cuida de la única casa que queda en pie como su hogar y que ha sido muy amable conmigo, a Sergio Ka, apasionado del ferrocarril que estoy seguro que le gustará esta historia. Y a todos aquellos que vivieron toda su vida junto al ferrocarril.
Sin nada mas que decir, me despido por ahora. ¡Chau Riau!
*El aluminosis nunca existió, Renfe derribó esos edificios por mero placer a pesar de que estaban en óptimas condiciones estrucurales, aunque ya estaban abandonados desde principios de los 90.

Reportaje realizado por: Flech
Fotografías por: © Flechcorp
© Flechcorp - Marzo 2014 - Todos los derechos reservados.
 



































1 comentario:

Yolanda escalera fernandez dijo...

Que recuerdos de infancia en el emplame.